miércoles, 15 de octubre de 2008

adios,a mi viejo sillon.....


a ese sillón que tantas veces me escuchó...que en sus brazos me rendía a soñar,
su tejido cubrió mi cuerpo ávido de cualquier tipo de calor....
me protegió y me sintió temblar,de miedo, de frío...
sus cojines sintieron el peso de mi dolor
y su esqueleto de madera se humedeció con mis lágrimas...
deseosas de justicia ansiosas de verdad...
donde habré perdido el libro que encontré y que nunca terminé...pero que supo envolverme entre las lineas de sus paginas, llenas de fantasía y realidad..
acurrucada entre tus brazos..mi querido sillón
y las paginas que escribí,para liberar el dolor... cada noche de insomnio..
cada tarde fría, cada mañana desierta,
donde se esconde el silencio,cuando las palabras lo acosan....
donde se pasea el olvido cuando nadie lo recuerda.....
donde me iré yo cuando ya no me tenga.....donde irán mis pensamientos,cuando desaparezca...
que le digo a la vida,si es que ya no me interesa....
que le digo a mis fuerzas cuando ya no me acompañan...
quizá... nunca estuvieron y solo me esforzaba...pero ahora ya no importa
que mas da lo que ha pasado..........
solo siento que no siento.y solo intento continuar..............
ahora aquí te dejo,amigo...tan cargado de mi peso...
y de mis horas desgastadas..
para que guardes los secretos...que nunca evocaran mis palabras...
me despido de tu olor a pasado...
muchas gracias mi sillón...por haberme cobijado
foto charlieperez

9 comentarios:

Más claro, agua dijo...

A vces conviene desprenderse de algunas cosas que configuraron nuestro pasado y dejarse acurrucar por los brazos de nuevos sillones, hacerlos nuestros, grabarles la forma de nuestro hueco, que se amolden a nuestras posturas y dejarse acariciar por su tejido...

Besitos ;-)

Marta Arrufat dijo...

Me voy reconciliando con mis viejas cosas:
el opaco reloj,
el pantalón vencido,
los dóciles zapatos que se ensanchan.
No amaba hasta hace poco las cosas desgastadas.
Buscaba en el cambio el resplandor de lo que nace.
Ya no es así.
Amo ahora, sobre todo,
lo que incansablemente me acompaña,
lo que perdura sin brillo,
lo que a fuerza de mirar casi no veo,
lo que ya casi no miro,
lo que no guarda más secreto
que el de su persistencia.

Santiago Kovadlof. Buenos Aires.

Me gustan las cosas viejas pero es bien cierto que hay que renovar. Sabes? aqui el fuego es muy importante en ese sentido, las fallas, las hogueras, etc, tienen ese significado, el fuego es renovación de ahí viene el origen. No digo que quemes el sofá pero si te desprendes de él hazle una bonita despedida, creo se lo merece después de tantos secretos que te ha guardado. Me gustaría por otra parte felicitar a Charly Pérez y decirle que es un fotógrafo fantástico.
Me puedo sentar en tu sofá? creo que tenemos mucho en común, sobre todo los secretos que guardamos. ;-)

Alex dijo...

...yo si fuese el viejo sillón...me conformaría con saber que, al recordarme, una sonrisa se pinta en tu cara...
...si es así...he hecho bién mi función de viejo sillón...

Kisses!

bornne dijo...

Si mi sillón pudiera leer tus palabras, mañana me sentaría yo en taburete, fijo. ;)

Preciosa despedida a ese cómplice tuyo.

Besos, bonita (y disfruta del nuevo que con él también vendrán nuevos aires...)

Belén dijo...

Jo, y que pena da cuando te deshaces de algo que sabes que te ha acompañado tanto...

Besicos

Flipo en octarino dijo...

Yo debería dedicarle una oda al pasillo de mi casa... peeero... mejor no!! Qué al precio que están los pasillos no voy a poder desprenderme de su con-suelo ;-)

Astrágalo dijo...

Me parece muy bien....fuera lo viejo, sillon incluido que ahora los hay que dan masjes y todo, renovarse o morir...

Un abrazo.

PD: ya no te veo en msn, mis niñas te asustaron?, son muy malas!!.

JP dijo...

Vos sabés en esto no coincidimos.
Nunca me encariño con las cosas.
Los lugares, los muebles.
Será que tantas veces me fuí.
Mi psicóloga me decía que siempre me estoy largando.
Y cuando uno se larga , deja cosas atrás.
Pero hay gente que sí se encariña .
Y a veces ese desarraigo produce nostalgias y recuerdos.
Los recuerdos si me los dejo , son míos .
las cosas no.
Un beso.
Y buen domingo.
chauu

Max dijo...

Hermosa despedida a un sillón afortunado.
Cada vez escribes mejor.

Besoss